Recetas de cócteles, licores y bares locales

Bros saben cómo "Par-Tea" en el Proyecto Greenwich de Nueva York

Bros saben cómo


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Lo más probable es que la última vez que estuve con mi amigo Steve, él y yo estuviéramos tirando coches bomba irlandeses en Butler's, bebiendo bourbon y coca cola en la difunta y estupenda Sra. Mae's, o haciendo otras actividades ilícitas cargadas de alcohol en el sótano de nuestra asquerosa fraternidad. Oh, el libertinaje del día de la universidad. Sin embargo, allí estábamos, 11 años después, y Steve y yo nos reunimos en una escena de bebida decididamente diferente.

En lugar de ir directamente a un bar para una doble ronda de chupitos, conseguimos una mesa tranquila en el piso de arriba en Greenwich Project, un restaurante de moda en West Village. Steve y yo sabíamos que teníamos mucho que ponernos al día, pero también sabíamos que teníamos que decidir qué tés pedir que complementaran mejor la torre de bollos, pasteles y bocadillos que se avecinaba entre nosotros.

Como en una primera cita incómoda, ambos luchamos contra la indecisión en voz alta mientras hojeábamos nuestros menús. Nuestro camarero estaba esperando. "Ellos todos suena tan bien - usted elige ", le pregunté enérgicamente al camarero, con la esperanza de que hiciera el movimiento correcto.

La forma en que nos encontramos en un dilema tan delicado se debe a una combinación de la magia de las redes sociales y la novia de Stephen, quien maneja las relaciones públicas de este popular lugar en West 8th Street.

El camarero debió sentir nuestros vínculos con las raíces universitarias de Nueva Orleans. Minutos más tarde regresó con una olla de Rouge Bourbon, un té rojo intenso con fuertes sabores de vainilla (pero no tanto Jim Beam). Cada uno de nosotros se sirvió una taza y asimilamos el aroma dulce y relajante mientras la ansiedad inicial por volver a conectarnos después de tanto tiempo se disipaba. Muy pronto, el Rouge Bourbon estaba evocando recuerdos de desfilar por Bourbon Street con disfraces lujosamente absurdos en Halloween, y comenzamos a recordar todos los Mardi Gras, Jazzfests y fiestas épicas con las que nos habíamos tropezado diez años antes.

Nos llenamos la cara con pequeños bocadillos rellenos de salmón ahumado y pepino, ensalada de huevo trufado y rillette de dorada. Lo perseguimos todo con bollos dulces y afrutados untados con crema doble de Devonshire y deliciosas conservas de fresa. Claramente, habíamos elevado nuestros gustos de las sucias inmersiones que nos encantaba frecuentar como estudiantes universitarios, pero aún así: la decoración de Greenwich Project es todo menos pretenciosa. Su atmósfera es brillante y limpia, pero vibra con un ambiente relajado y realista.

El té en Greenwich Project ($ 35 por persona; $ 45 por si agrega champán o jerez) es una excelente manera de pasar una tarde de fin de semana con gente de calidad y tés de calidad.

Hay una gran variedad de tés en el menú, que incluyen sabores como mandarina jazmín, desayuno francés y Marco Polo. Aún mejor es que los bocadillos son igualmente buenos y provienen de una mezcla diversa de dulces que incluyen tartas linzer, trufas de chocolate, galletas de té rusas y mi placer culpable favorito, los financieros.

Después de beber el Rouge Bourbon y media olla de Earl Grey Imperial, Stephen y yo fuimos recibidos por nuestras novias que nos ayudaron a dejar nada más que migas en la torre cuando estábamos listos para terminar la noche. Por decir lo menos, fue una reunión exitosa de hermanos.

Pero el Proyecto Greenwich no se trata solo de té. La tienda también hace un gran trabajo para la cena y el brunch. Si vienes de noche, empieza con media ración de ñoquis de queso de cabra con alcachofas, alcaparras y tomates y la ensalada de espárragos con setas de haya blanca y mantequilla morena. Los platos están llenos de sabor y sirven como contrapuntos de textura entre sí. Si te gustan las proteínas interesantes, el aperitivo "Odd Couple", compuesto de mollejas, caracoles salvajes de Borgoña, tocino y ajo asado, es el plato perfecto para añadir a los entrantes. Y si te encantan las vieiras como a mí, te encantará la versión de GP, un entrante servido con salsifí, lechuga romana, limón Meyer y vinagreta de trufa y pistacho. Para el brunch, los huevos Benedict con jamón picante y una galleta cheddar casera son los favoritos locales, pero se enfrentan a una fuerte competencia de tostadas francesas con costra de hojuelas de maíz, paillard de pollo con cebollas rojas en escabeche y rúcula, y panceta de cerdo con salsa holandesa de chipotle y un huevo escalfado para elegir.

Quizás la mejor parte es el menú de cócteles de Greenwich Project. Si no ha escuchado acerca de las bebidas que no son té que se preparan allí (así como en su restaurante hermano Mulberry Project, un bar y restaurante de estilo clandestino escondido en Little Italy), encuentre una razón para machacarse y dejar que el los camareros trabajan allí su magia de mezcla. Cócteles como “East of Eden” (mezclado con tequila Reposado, chartreuse amarillo, albahaca, jengibre, limón fresco y amargo de apio casero) y “Mr. Tingles ”(una mezcla de ron seco Brugal con infusión de granos de pimienta de Sichuan, granada, limón fresco y amargos) son perfectos para personas con paladares que anhelan diversos perfiles de sabor, mientras que“ Rye, Roots & Roses ”(un elixir de infusión de pétalos de rosa centeno, sirope de arce y amargos de "raíz" caseros) es para los bebedores más aventureros. Y para el brunch, puede dar rienda suelta a su entusiasmo de una manera relativamente saludable con "La Maquina Verde", que incluye jugo fresco de manzana verde y col rizada, tequila y amargos de "agua de fuego", o con "Uncle Sven", una mezcla de jugo de remolacha, Bols Genever, kimmel y amargo de apio casero.

Entonces, ya sea que desee relajarse con un té caliente y delicias recién horneadas, para disfrutar de un banquete completo con perfiles de sabor inesperados o para emborracharse con algunos cócteles creativos y de alta calidad, ahora tiene un lugar en Greenwich Project donde puede haz todo lo anterior. Simplemente no intente hacer las tres en el mismo visitar.

Erik Mathes es un colaborador especial de The Daily Meal. Puedes seguir a Erik en Twitter @FiestasFurias


Fin de semana en Nueva York

Esta publicación puede contener enlaces de afiliados. Lea mi política de divulgación.

¡Feliz viernes, chicos! La vida detrás de escena aquí ha sido un poco loca últimamente entre proyectos de trabajo, planificar esta boda, renovar una cocina y prepararse para la mudanza. (Sé & # 8230 ¿¡¿Qué chica loca decidió hacer todas estas cosas a la vez ?!) PERO, finalmente me puse a editar las fotos de mi viaje a Nueva York y Barcelona con Barclay. Y dado que muchos de ustedes han estado solicitando nuestras recomendaciones de viaje, pensé en pasar hoy y compartir con ustedes algunos aspectos destacados de nuestros viajes, comenzando con & # 8230

Inicialmente, solo estábamos planeando volar directamente a través de Nueva York en ruta a Barcelona. Pero en el último minuto, Barclay se enteró de que un héroe de justicia social suyo iba a hablar en Harlem ese sábado por la tarde antes de nuestro vuelo del domingo por la noche, y nos dimos cuenta de que bien podríamos aprovechar la oportunidad para pasar todo el fin de semana en la ciudad. mientras pasa. Así que limpiamos nuestros horarios, aumentamos nuestros boletos, reservamos un hotel rápido y & # 8212 ¡puf! & # 8212 ¡nació una segunda mini-vacaciones!

Barclay y yo hemos pasado bastante tiempo en Nueva York y sus alrededores en el pasado, por lo que decidimos rechazar cualquiera de los principales destinos turísticos de este viaje y pasar nuestro tiempo caminando, comiendo y deambulando por algunos de nuestros vecindarios favoritos. . ¡Y lo hicimos! ¡Y fue tan simple! ¡Y tan relajante! Y Muy divertido.

Entonces, para cualquiera que esté interesado, aquí están algunos de los aspectos más destacados de nuestro fin de semana & # 8230

Donde nos quedamos

Nos alojamos en el Duane Street Hotel en Tribeca. Debo admitir que dejé de reservarnos un hotel y elegí este lugar en el último minuto porque era lindo, estaba ubicado en un vecindario divertido y tenía un precio mucho más razonable que la mayoría de los otros hoteles de la zona. ¡Y fue genial!

Nos encantó el ambiente de los espacios públicos en el piso principal, especialmente alrededor del bar de cócteles y el salón recientemente renovados en el vestíbulo, y el restaurante adjunto Graffiti Earth (que nunca tuvimos la oportunidad de probar, pero se veía divertido con un menú increíble ). Y me encantó que sirvieran algunos de mis cafés favoritos de La Colombe las 24 horas del día, los 7 días de la semana. También tienen una linda fila de bicicletas en el frente que los huéspedes pueden tomar prestadas (con candados y cascos), que mi prometido amante de las bicicletas absolutamente amado.

Las habitaciones en sí eran bastante pequeñas (justo para Nueva York). Pero tenían techos muy altos con increíble ventanas altas con vista a la ciudad de Nueva York. Y nos encantaron los divertidos toques de decoración, además de los deliciosos productos de baño y el wifi ultrarrápido.

Si está buscando un lugar más asequible y bonito para alojarse en la ciudad, lo recomiendo totalmente.

Lo que hicimos

Una vez más, nuestro itinerario este viaje fue muy relajado. Más allá de ver la serie de conferencias de Thomas Merton y pasar una tarde haciendo un recorrido gastronómico, la mayor parte del tiempo pasamos nuestro tiempo simplemente explorando la ciudad a pie, caminando millas y millas cada día visitando los distintos vecindarios (mi favorito). Y por supuesto, siguiendo nuestras narices & # 8212 y Yelp & # 8212 hasta lo que resultó ser un delicioso variedad de restaurantes en el camino (mi otro favorito). Pero aquí hay una breve lista de los lugares que visitamos, ¡incluido lo que terminó siendo lo más destacado del viaje!

Chelsea Market: Este fue uno de los pocos lugares en mi lista de deseos para el fin de semana. No había estado en Chelsea Market en unos años, y hacía bastante frío en Nueva York el fin de semana que estuvimos allí, por lo que un enorme salón de comidas interior sonaba como el lugar perfecto para explorar. ? Sorprendentemente, Barclay nunca había estado antes. Así que me divertí mostrándole los distintos puestos, y luego calentamos con algunos delicioso ramen caliente después. Si te encanta la comida, ¡este es un lugar tan divertido, inspirador y delicioso para visitar!

Tour Alimentos de Nueva York: El día antes de irnos a Nueva York, le conté a Barclay lo mucho que me encantó hacer un recorrido gastronómico en Greenwich Village hace un año, y le pregunté si podría estar interesado en reservar uno juntos. Él era un poco dudoso acerca de hacer una gira & # 8212 ya que creo que ambos estamos con muchas giras & # 8212 pero totalmente dispuesto a ir. Así que escaneamos la lista de recorridos disponibles y nos decidimos por el recorrido gastronómico de Nolita / Noho, ya que ambos sabíamos muy poco sobre ese vecindario. Y ustedes chicos, estaba volviendo loco increíble. Lo más destacado de la sorpresa total del viaje. Quiero decir, en primer lugar, el recorrido de 3 horas es básicamente un recorrido de 3 horas. banquete, donde todos en su pequeño grupo pueden degustar & # 8220samples & # 8221 (que eran prácticamente comidas completas cada uno) de seis restaurantes locales, incluida una divertida mezcla de lugares nuevos de moda y clásicos antiguos. Pero nos encantó este tour & # 8212 al igual que recuerdo haber amado el último & # 8212 porque & # 8217 es una inmersión profunda muy divertida en la historia de un vecindario específico en Nueva York. Y un gran recorrido a pie, que fue muy apreciado para equilibrar toda esa comida. ? Apoyos para nuestra increíble guía, Jeanette, que fue muy divertida, atractiva y muy conocedora de la zona, e hizo que la tarde fuera muy divertida. Fue la tarde perfecta para comenzar nuestro tiempo en Nueva York, y Barclay y yo estuvimos de acuerdo en que queríamos reservar otra gira la próxima vez que volvamos. Para todos los interesados, los lugares que visitamos y los platos que degustamos en el tour Nolita / Noho incluyeron:

    : Brooklyn Blackout Cupcake: Prosciutto, Rúcula, Mozzarella y queso Grana Padano en horno de ladrillo Pizza: Tartina francesa clásica y degustación de vinos (en Fonda Nolita): Maíz tostado mexicano con lima, queso Cotija y especias suaves: Arepa de tomate secado al sol rellena con estofado Costilla corta: Bombolona de caramelo salado

El Django: Barclay y yo realmente queríamos ver música en vivo mientras estábamos en Nueva York, y vimos que este lugar al final de la calle de nuestro hotel tenía excelentes críticas. Así que bajamos a tomar una copa y nos quedamos a escuchar el primer set de la noche y absolutamente amado eso. El ambiente de este lugar era genial, los camareros eran amables y el jazz en vivo era fantástico. ¡También & # 8212 SMALL WORLD & # 8212 el bajista esa noche terminó siendo al azar uno de los viejos amigos de Barclay & # 8217!

La línea alta: De alguna manera, ninguno de los dos nunca había caminado por The High Line en Nueva York. Así que antes de dirigirnos al mercado de Chelsea, pasamos una hermosa mañana de domingo recorriendo toda la fila de principio a fin. Y, por supuesto, nos encantó. Me encantó todo el concepto de la histórica línea de carga que se convirtió en un parque público de hermoso diseño, un espacio verde y una pasarela, me encantó ver el lugar tan vivo con la gente caminando un domingo por la mañana, me encantó disfrutar de todas las excelentes vistas de la ciudad, y me encantó caminar todo de la mano con este dulce prometido mío. ?

Thomas Merton & # 8217s Lecciones de paz: Esta fue la serie de conferencias que nos inspiró a venir a Nueva York unos días antes, dedicada a las enseñanzas de Thomas Merton. Muy inspirador, desafiante y estimulante, especialmente durante una época tan cargada de política en la historia de nuestra nación.

Lo que comimos

Añejo Mexican Restaurant & amp Tequila Bar: Me encontré con este lugar al azar la última vez que estuve en Nueva York por negocios, y recuerdo que me encantó el ambiente del restaurante (candelabros brillantes + un bar precioso + decoración rústica) y la comida sabrosa. Entonces, dado que nos estábamos quedando cerca al azar nuevamente, llevé a Barclay para intentarlo. Atención: este lugar es definitivamente caro para la comida mexicana (especialmente durante la cena), y además, las porciones son bastante pequeñas. PERO, todo lo que teníamos allí era absolutamente delicioso. (Consejo profesional: si vas, asegúrate de buscar en Yelp para ver si todavía están ofreciendo su cupón para papas fritas y salsa gratis).

  • Pedimos las patatas fritas y salsa Quattro (que yo & # 8217d digo que es muy caro a $ 11, pero es gratis con el cupón, y las cuatro salsas & # 8212 salsa verde, habanero, crema de cilantro quemado, salsa arbol & # 8212 son increíble), tacos de pescado, tacos de champiñones, y luego probamos dos cócteles de mezcal (no escribí los nombres y uno estaba hecho de maracuyá y otro con naranjas sanguinas). Todo estuvo delicioso.

Coffee Project Nueva York: Pasamos por este lugar al final de nuestro recorrido gastronómico para tomar una taza de café, y nos encantó el ambiente desde el exterior. Una vez que entramos, notamos que casi todos los que estaban allí (¡estaba lleno!) Habían pedido su & # 8220deconstructed coffee & # 8221, así que decidimos probarlo. Como puede ver en la foto, estaba bellamente diseñado (¿y totalmente digno de Instagram?). Y los baristas fueron increíblemente amables y conocedores, y explicaron cómo pedir la & # 8220tasting & # 8221 de cada ingrediente para que se resaltaran los sabores individuales del café con leche, lo cual fue divertido (y delicioso). Pero al final del día & # 8212 & # 8217 seré honesto & # 8212, todo sabía a un café con leche realmente bueno. Diversión una vez, pero probablemente no volvería.

  • Pedimos el Latte deconstruido (que viene con un hermoso café con leche, espresso, leche pasteurizada a baja temperatura, una galleta y agua con gas). Asegúrese de que los baristas le expliquen cómo probar todo si lo pide.

Joe y el jugo: Entramos impulsivamente a este lugar mientras deambulamos por Manhattan, ¡y fue genial para tomar un trago rápido! Aparentemente, tienen ubicaciones en todo el mundo y tienen su sede en Dinamarca.

Kaffe 1668: Paramos en este lugar para tomar un café para acompañar nuestros bagels (ver más abajo), y deseamos habernos quedado más tiempo. Gran ambiente en el interior, lugar espacioso y lindo (¡ovejas por todas partes!) Y un increíble café escandinavo.

Kobric Coffee Co: Otra parada de café de impulso que encontramos en nuestro camino a casa desde Chelsea Market. El ambiente era acogedor y tenue, y todo el lugar tiene una sensación de bar de los años 20 & # 8217. Y los cafés que tomamos fueron absolutamente excelente. El resto de sus menús de bebidas y comida también se veían increíbles. Me encantaría volver la próxima vez que estemos en Nueva York.

La Colombe: Esta fue la primera cafetería que visitamos después de llegar a Nueva York, y es una de mis favoritas de todos los tiempos. Amo, amo, amo su café.

Mokbar: Después de congelarnos la cola caminando por The High Line, decidimos dirigirnos al Chelsea Market luego para buscar un poco de sopa para calentarnos. Y el ramen de Mokbar no decepcionó. Ambos pedimos el ramen de miso vegano, que estaba totalmente sabroso y delicioso. Luego, después de ver un letrero que anunciaba que tenían & # 8220el mejor kimchi en Nueva York & # 8221, pedimos un poco de eso a la carta también. No he probado muchos otros kimchis en Nueva York, pero este fue sin duda uno bueno. ? ¡Me encantaría volver y probar sus otros ramens!

  • Pedimos el Vegan Miso Ramen (& # 8220doengjanjjigae & # 8221 & # 8212 con caldo Kombu shiitake doenjang. Tofu, verduras de temporada triple, papa crujiente) y una orden extra de Kimchi.

Raclette: Tengo que ser honesto y # 8212 me enteré de este restaurante al desplazarme al azar por este video en Facebook hace un año, y ha estado en mi mente desde entonces. Así que en el momento en que decidimos pasar el fin de semana en Nueva York, me conecté a Internet y reservé una mesa. (& lt & # 8211 Resulta que & # 8217 es realmente fácil hacer una reserva el día de, pero no tenía ni idea.?) El restaurante en sí es un pequeño café francés lindo, acogedor y con poca luz. Y Barclay y yo pedimos raclettes, que se sirven con una pequeña ensalada de rúcula y baguette. Y el queso & # 8212 oh, ese queso & # 8212 no defraudó. Estaba raspado como en el video (bueno, sin esa banda sonora elegante) y tenía un sabor tan rico y cremoso como podrías imaginar. Y & # 8212 bonificación! & # 8212 en realidad regresan unos 10 minutos más tarde para un segundo & # 8220scrape & # 8221 también! Ja, el primer raspado en realidad se sintió como queso más que suficiente para los dos. Pero sepa que son muy generosos si desea más. ? ¡Lo recomiendo totalmente para una comida divertida y única si está en Nueva York (o en cualquier momento que se encuentre con un restaurante que sirva raclette)!

  • Pedimos la Suisse Raclette y la Mediterranée Raclette. Ambos preferimos totalmente este último, que incluía unos espárragos perfectamente cocidos. (Oh & # 8212 y otro bono & # 8212 sus precios fueron mucho más bajos de lo que esperaba. Solo $ 18 y $ 20 por las raclettes que pedimos).

Restaurante Two Hands & amp Bar: Me di cuenta de que este lugar se veía lindo en Yelp, así que nos aventuramos a tomar el brunch del sábado por la mañana y terminamos teniendo el mejor ¡comida! El restaurante tiene un ambiente de playa australiano moderno, divertido y hermoso. Y el menú presenta todo tipo de comidas creativas, frescas y saludables & # 8212 ¡Nos costó mucho elegir qué pedir! Pero terminamos totalmente emocionados con lo que comimos. Un gran brunch.

  • Pedimos Flat Whites (porque & # 8230Australia), Brassicas Bowl (amado todos esos sabores juntos), y la tostada de champiñones con huevos. Todo fue increíble y bellamente plateado.

Zucker & # 8217s Bagels & amp; pescado ahumado: Finalmente, no podíamos irnos de Nueva York sin comer un bagel. Este lugar parecía ser el lugar popular en nuestro vecindario y & # 8212 después de tomar un bocado de nuestros sándwiches de bagel & # 8212 era fácil ver por qué. ¡Estaban totalmente deliciosos! Y el restaurante era un paraíso total para los amantes del pescado ahumado & # 8212 taaaan muchas opciones deliciosas para elegir. Lo recomiendo totalmente.


Realmente impresionado con todo lo que el hotel está haciendo para mantener a los huéspedes seguros.

Soy del lado más conservador cuando se trata de todo lo relacionado con COVID y estoy realmente impresionado con todo lo que el hotel está haciendo para mantener seguros a los huéspedes. Aprecio las políticas flexibles de cancelación de reserva, el enorme escáner de temperatura cuando entra, las pegatinas para asegurarse de que nadie haya estado en su habitación y la actitud de ayuda general del personal centrada en la seguridad. ¡Definitivamente volveremos pronto!


Obtener un producto certificado como orgánico por el USDA no es un proceso fácil ni sencillo, pero vale la pena. En JP, utilizamos solo ingredientes orgánicos certificados de la más alta calidad. porque sabemos lo importante que es tener alimentos libres de pesticidas y sustancias sintéticas, no solo para el sabor, sino también para la salud. Para nosotros, el símbolo del USDA significa un retorno de nuestra promesa a usted, mientras continuamos luchando por la transparencia.

Los alimentos procesados ​​son la raíz de la inflamación, ejercen presión sobre el cuerpo y gastan energía para descomponer los ingredientes tóxicos. Los alimentos puros y sin procesar son combustibles limpios que permiten que el cuerpo funcione en su nivel más alto. Al eliminar los alimentos procesados, su cuerpo puede curarse a sí mismo.

Juice Press se toma en serio los alérgenos. Si bien tomamos todas las precauciones para evitar la contaminación cruzada (desinfectar todas las superficies y cubiertos de preparación de alimentos, cambiar los guantes entre los alimentos, prevenir la contaminación del empaque externo, entre muchos otros), tenemos productos que contienen nueces de árbol (almendras, anacardos, coco, Brasil). nueces), maní, soja y gluten en nuestras instalaciones, y no podemos garantizar que nuestros productos no hayan entrado en contacto con un alérgeno. Nuestros productos se fabrican y etiquetan de acuerdo con los requisitos de etiquetado de la FDA. Etiquetamos todas las posibles fuentes de los 8 alérgenos principales reconocidos por la FDA, además de las semillas de sésamo. Los 8 alérgenos principales incluyen trigo, nueces de árbol, maní, soja, leche, mariscos, pescado y huevos. Estamos completamente basados ​​en plantas y no utilizamos productos lácteos o de huevo en nuestra Supercocina. Si tiene alguna pregunta, comuníquese con [email protected]


Cuando se trata de sobrevivientes arquitectónicos en medio de la eterna agitación de destrucción y remodelación de Manhattan, es difícil superar el hito de ladrillos de cuatro pisos de 211 años de antigüedad en 67 Greenwich Street en el distrito financiero. Originalmente la casa adosada del comerciante Robert Dickey, la decorosa vivienda de estilo federal se construyó en 1810 cerca del extremo sur de la isla, cuando los muelles cercanos estaban llenos de comercio y el bajo Greenwich Street se encontraba entre las direcciones más elegantes de la ciudad.

En los dos siglos transcurridos desde entonces, cuando el Bajo Manhattan llegó a definirse no por bosques de mástiles de barcos sino por bosques de rascacielos, la casa ha resistido una asombrosa cantidad de trastornos. La interrupción a la que ha sobrevivido incluye un incendio que arrasó el vecindario, un proyecto de ampliación de calles que reclamó su establo trasero, la construcción y deconstrucción de ferrocarriles elevados que pasan por sus puertas delanteras y traseras, la excavación de túneles del metro a ambos lados de sus cimientos. , la devastación al por mayor de las casas vecinas de la posguerra revolucionaria para el túnel Brooklyn-Battery y, finalmente, los ataques del 11 de septiembre unas pocas cuadras al norte.

Ahora las fachadas de Greenwich Street y Trinity Place de la casa en deterioro durante mucho tiempo han sido bellamente restauradas por su propietario, Trinity Place Holdings, la empresa inmobiliaria que surgió de la quiebra de 2011 de la cadena de ropa de descuento Syms. El interior completamente reconstruido de Dickey House se convertirá en parte de un nuevo hogar para Public School 150, que también ocupará la mayor parte de los ocho pisos inferiores de un nuevo condominio de 42 pisos al lado en 77 Greenwich Street, donde anteriormente había una tienda Syms similar a un búnker. destacado.

La torre de vidrio, que fue diseñada por FXCollaborative y se abrirá este verano, se eleva desde una base de piedra fundida y está en voladizo en escalones sobre el edificio histórico, sus protuberancias aumentan de dos pies en el piso 11 a diez pies en el 32.

La pared norte de Dickey House, que puede haber conservado postes y vigas originales talladas a mano, así como yeso de crin, se sacrificó al proyecto. Nuevas losas de piso de concreto corren ininterrumpidamente entre los dos edificios, uniendo a la perfección los pisos inferiores de la escuela, que se inaugurará en septiembre de 2022.

La comisión de monumentos de la ciudad aprobó los voladizos de la torre y el trabajo en la casa, y la Conservación de Monumentos de Nueva York reconocerá la restauración de la casa en los Premios de Preservación Lucy G. Moses anuales del próximo mes.

Lower Greenwich Street, planificada como la carretera que sale de la ciudad hacia el pueblo del mismo nombre, es un legado de una república joven y ambiciosa. Siguiendo la costa del río Hudson, la calle se construyó en un vertedero en la década de 1790, menos de 15 años después del final de la ocupación de siete años de la ciudad por las tropas británicas en 1783. Extendiéndose hacia la parte alta de Battery, un parque frente al mar donde figura la sociedad disfrutaba paseando: el bajo Greenwich pronto estuvo flanqueado por elegantes casas de estilo federal que se ganaron el nombre de Millionaires Row por las casas cerca del parque en el lado occidental de la calle.

El armador John Aspinwall Jr., bisabuelo del presidente Franklin D. Roosevelt, residía en 58 Greenwich. DeWitt Clinton, alcalde de la ciudad y más tarde gobernador del estado de Nueva York, vivía en el número 84. El obispo John Henry Hobart, el rector de la cercana Trinity Church, llamó al número 46 su hogar.

La élite de la ciudad "pobló la punta de Manhattan, erigió sus hermosas residencias" y "se mezcló en la vida social y empresarial", escribió el historiador y conservacionista Gardner Osborn en 1940. Algunos comerciantes, señaló, podían incluso "mirar por las ventanas y disfrutar la emoción de ver a uno de sus propios barcos subir por la bahía cargado de sedas de China ”o“ especias y té de las Indias Orientales ”.

Dickey, que comerciaba con café y especias, estaba entre los hombres más ricos de la ciudad. En 1809, comenzó a construir dos casas de ladrillos que llegaron a numerarse 65 y 67 Greenwich. Detrás de ellos, separados por jardines, agregó una cochera, dos establos y un almacén frente a Lumber Street (ahora Trinity Place).

La familia de Dickey vivía en lo que ahora es el número 67, una casa amplia de tres pisos y medio con un techo inclinado que puede haber sido perforado por buhardillas. La casa de ladrillos de estilo flamenco estaba adornada con dinteles extendidos y piedras angulares estriadas en ambas fachadas, características compartidas por la casa familiar del célebre cronista George Templeton Strong en 108 Greenwich.

El estilo federal en Estados Unidos surgió de la tradición georgiana de Inglaterra, con modificaciones que incluían la afición por las habitaciones circulares y ovaladas. En consecuencia, los mapas y una fotografía estereográfica muestran que las dos casas de Dickey tenían fachadas traseras modernas y arqueadas elípticamente. La No. 67 es una de las dos únicas casas adosadas de estilo federal que quedan en Manhattan con una fachada arqueada, y la única fachada de este tipo que tiene tres bahías de ancho.

La pérdida de un barco hundió las finanzas de Dickey, según la comisión de hitos, y en 1821 vendió sus dos casas en Greenwich Street. Poco después, el número 67 fue adquirido por el abanderado de barcos Peter Schermerhorn, cuya antigua familia Knickerbocker había construido las casas de recuento en 2-18 Fulton Street en el actual distrito histórico de South Street Seaport.

Lower Greenwich Street se mantuvo de moda desde la década de 1820 hasta principios de la de 1840, un período durante el cual los Schermerhorns alquilaron el número 67 a un desfile de figuras de la sociedad, incluido William Bayard Jr., director del Bank of America. En 1830, la casa se convirtió en el consulado francés durante un año.

Un incendio comenzó al este de la parte baja de Broadway en 1845 y se extendió a un almacén de salitre de Broad Street, que explotó con una fuerza de percusión que se sintió en Brooklyn. En la parte baja de Greenwich, el cronista Strong presenció desde la ventana de sus padres, a media milla al sureste, “una amplia columna de llama intensa que hacía que la luna pareciera pálida y cubría todo con un resplandor y un resplandor que sobrepasaba todos los efectos de la luz artificial que yo había presenciado alguna vez ".

Cuando el fuego saltó al lado oeste de Broadway, Strong informó que "todos en las calles Greenwich y Washington hasta Rector" huyeron "a toda prisa". Pero aunque el incendio destruyó 300 edificios, se detuvo providencialmente a 350 pies del 67 de Greenwich.

En 1850, la sociedad de moda se había dirigido en gran medida a la zona residencial. La mayoría de las casas de Greenwich se habían convertido en pensiones, algunas con tiendas o bares. Los directores de banco habían sido reemplazados como inquilinos por zapateros, estibadores y toneleros.

La transformación del vecindario se materializó en el uso cambiante de Castle Garden, un teatro en Battery, que se inauguró en la década de 1820 con altos precios de las entradas que generalmente mantenían fuera a la chusma. Pero en 1855, Castle Garden se convirtió en un centro de procesamiento de inmigrantes repleto.

Trinity Place se amplió en la década de 1860 para un ferrocarril elevado, cortando 67 dependencias de Greenwich. Y en 1871, informó el Times, la policía allanó 18 "burdeles de sótanos bajos" en Greenwich, incluido el número 67. Hombres, mujeres y niñas "de la descripción más degradante y hogareña" fueron arrestados.

El número 67 fue modificado al año siguiente por el arquitecto alemán Detlef Lienau, que había contribuido a provocar una manía buhardilla en la ciudad con su diseño del Segundo Imperio Francés de 1852 para la mansión Shiff en la Quinta Avenida y la Calle 10. Sus reformas en Greenwich Street fueron menos pretenciosas, acordes con un edificio ahora clasificado como vivienda. Creó un cuarto piso completo elevando la inclinación del techo y extendiendo la fachada trasera arqueada hacia arriba. También agregó una capucha de piedra con frontones y corchetes sobre la entrada principal.

En la década de 1890, el bajo Greenwich era parte de una floreciente comunidad siria, y en 1922 se agregó un escaparate a la fachada trasera del No. 67. Los negocios que han operado en el edificio desde entonces incluyen una tienda de cigarros, una cafetería, una tienda de ropa para hombres, un negocio de albañilería y una ferretería.

La mayoría de las casas de estilo federal en la parte baja de Greenwich se cortaron claramente alrededor de 1940 para la salida del túnel Brooklyn-Battery y el estacionamiento Battery Parking. Pero de la misma manera providencial en que el Gran Incendio de 1845 se detuvo antes del número 67, la guadaña del proyecto del túnel se detuvo justo al sur del edificio.

Syms Corporation compró la casa en 2008 por $ 8 millones. Aunque el muro sur del No. 67 a lo largo de Edgar Street fue reemplazado por completo en 2013, la estructura vacante durante mucho tiempo permaneció "a medio camino entre un edificio y una ruina", dijo Dan Kaplan, socio principal de FXCollaborative. "Te sentías como si estuvieras en una película de cine negro con luz fluyendo a través de ella".

El frágil caparazón de la casa se estabilizó temporalmente mediante la instalación en su interior de una telaraña de acero estructural de 150 toneladas, que sostenía las paredes este, oeste y sur. La casa fue destripada y se vertieron nuevos pisos de concreto reforzado en nuevas elevaciones que se alinearon con los tres pisos inferiores de la torre adyacente. Lo que había sido una casa de cuatro pisos se convirtió en tres pisos, y el piso superior de Dickey House quedó abierto al cielo como un área de juegos en la azotea. Finalmente, una vez que las nuevas estructuras y columnas del piso de concreto estuvieron en su lugar para reforzar la estructura de ladrillo original, la telaraña de acero se cortó con sopletes.

El escaparate de Trinity Place de 1922, que contenía un bar-restaurante abandonado, fue retirado. Las fachadas este y oeste fueron restauradas a su apariencia de la era de las viviendas, conservando alrededor del 80 por ciento del ladrillo original en Greenwich y el 95 por ciento en Trinity Place. Un tercio de los dinteles de piedra de Trinity fueron reemplazados por piedra fundida. Los soportes de piedra dañados y el frontón en la entrada de Greenwich se replicaron en acero galvanizado.

Algunos probablemente aplauden la reutilización adaptativa del edificio, mientras que otros pueden denunciar el proyecto como un acto de "facadismo" que salvó solo dos muros históricos y nada en el medio. Pero para el peatón, el frente restaurado de 67 Greenwich sirve como la piedra de toque restante más evocadora de una vía que alguna vez estuvo bordeada de casas elegantemente sobrias en la tradición georgiana inglesa.

A solo una cuadra se encuentran los únicos vestigios de los días de gloria del bajo Greenwich, una hilera de tres casas adosadas de la era federal muy desfiguradas. No. 94 Greenwich’s side wall on Rector Street bears the scarred outline of its long-lost gambrel roof beneath its newer fourth-story addition, while its street level is a modern glass-and-steel storefront. Next door, the reclad Cafe De NoVo building retains not a scrap of visible historic fabric. And No. 96 wears a shabbily appended rooftop addition and a gaudy gold-and-mirrored entrance, appropriate attire perhaps for the longtime home of the former Pussycat Lounge strip club.

For weekly email updates on residential real estate news, sign up here. Follow us on Twitter: @nytrealestate.


Spaces

The Rooftop

NoMad New York is closed for renovations until further notice.

The NoMad Rooftop offers al fresco dining amid the Manhattan skyline.

NoMad Restaurant

NoMad New York is closed for renovations until further notice.

The NoMad Restaurant is the heart of the hotel, with a menu that is reflective of New York itself here, timeless classics are reinvented with the wit and creativity of a new world, always with a gracious spirit.

The Library

NoMad New York is closed for renovations until further notice.

The Library is a grand yet intimate two-level space connected by an antique spiral staircase imported from the South of France. The Library shelves are lined with an eclectic collection of books for guests to peruse, featuring volumes on a wide range of subjects related to the history, location and creative inspiration of the hotel.

NoMad Bar

NoMad New York is closed for renovations until further notice.

The NoMad Bar radiates the conviviality and warmth of a classic New York City tavern. Award-winning Bar Director Leo Robitschek has created a beverage program that celebrates the classics and festive, large-format drinks, a selection of reserve cocktails crafted with rare spirits, and an extensive list of both approachable and sought-after wines and beers. The accompanying menu draws inspiration from traditional pub fare in the casual, spirited style of The NoMad.

Gift Cards

For any occasion or none at all, give the gift of NoMad. NoMad gift cards are available for purchase to be used for hotel stays and in all food and beverage outlets in New York and Los Angeles.

NoMad Cocktail Book

The James Beard Award-winning NoMad Cocktail Book by Leo Robitschek is a comprehensive guide to the art of drink. This new stand-alone edition features 300 recipes, with 100 new, from NoMad's celebrated bar program.


Cheap Things to Do in New York City

My husband and I went on a really fun trip to New York City last November. We wanted to go on a vacation together before our Millie arrived (she was born in March) and originally we had planned to go somewhere with a beach, but with the Zika virus complicating things (and flights to other non-zika having islands being too expensive) we went a completely different direction. I decided that if I couldn’t sit on a beach, I wanted to eat all the things! It was so fun being in New York in the fall and I’m really glad we did this.

While New York City is famously no cheap, we were able to have a lot of fun and eat a lot of things without spending a ton of money. Our flights were free with Southwest points (holla) we got a good deal on a hotel in Queens – the Boro Hotel which we really liked. It was nice and super close to the subway, which is what really mattered to us. Then we found really inexpensive things to do in between nicer meals. Fué realmente bueno. So while I would like to talk your ear off about literally everything we did, I won’t. I want to share the really budget friendly meals and activities we did in case you are looking for that kind of inspiration!

New York pizza is a must, and while I do recommend trying one or two of the ‘BEST EVER’ pizza places (Juliana’s, Di Fara) you can also get an amazing slice for .99 cents at none other than 99 CENT PIZZA – or it’s rival 2 Bros Pizza. (They can be found allll over town.) This is a really good way to subsidize food costs on your trip, and it’s really an integral part of the whole NYC experience! I also really liked Joe’s Pizza in Greenwich Village and it’s around $3 a slice!

Next, for things to do. Did you know that being in the audience for a lot of shows is FREE? You just have to put your name in for tickets a few weeks ahead of time. We were lucky enough to go to Stephen Colbert and Conan – he normally films in LA but was in NYC at the Apollo that week! Both of these tickets were free, and the shows were both amazing!

It’s not just the fun of being in the audience for a show, but these guys are comedians and are entertaining you when the cameras are off too. Don’t just take it from me, reviews on Trip Advisor give Stephen Colbert tapings five stars. Colbert did a Q&A before the show with us and my husband asked him what to name our baby. (He said Stephanie or Arwen.) We also got to see Tig Notaro, Patton Oswalt, and the highlight guest for me – Eddie Redmayne. The band was absolutely incredible, too.

At Conan, Ryan Reynolds came. You guys, Ryan REYNOLDS. Also, don’t underestimate how hilarious Conan is. Just everything about him is funny.

Another good way to spend less $ on food is not to sit down at a restaurant for each meal. Grabbing a bagel (everything) or a donut or a cookie from one of the AMAZING bakeries NYC has is the way to go sometimes. You’re spending a lot less than if you sit down at a restaurant with drinks and tipping waiters and all of that. My FAVORITE cookie in New York is the chocolate chip cookie from Levain Bakery. It’s absolutely HUGE and amazing, and it’s $4. It can replace breakfast or lunch, or just be a big snack, haha. The bakery is really close to Central Park so it’s the perfect treat to take with you on a walk.

Then, obviously walking around to explore the neighborhoods is a cheap activity! I know a lot of people like to go to the Top of the Rock or to see NYC from the Empire State Building, but both of those things are pricy. You can see amazing views of the city walking the Brooklyn Bridge (FREE) the High Line Park (FREE) and the Staten Island Ferry (FREE.) I’m sure there are more, too! But I’m just saying, you don’t have to spend money to see the beauty that is NYC.

One fun thing that I’m really glad I did was keep a list of everything we did and every place we ate while we were there. Now, even a year later, I can look at this list and remember every fun thing! I know that some people don’t place a lot of focus on food when they travel but for me, that is the main priority so I never want to forget a great meal or treat I have. I used Google Keep to make this list, because I use it for a lot of other lists too. But you can use Notes or any other list app.

I really hope you have found some good ideas here for fun things to do, and things to eat on a budget! You should also read our sister post from a few years ago ‘How to Experience NYC on a Budget’ – still relevant!


After their son was born with a heart defect, the Chwaliks were flown to Maryland to care for him.

WOW, check out the incredible work by Mrs. Whipple's 5th-grade class. These 5th grades wanted to impact their community! After much research, they selected the Tennessee Fisher House Foundation, Inc. Through a variety of fundraisers, including hat day and&hellip

3 hours ago Facebook

We are proud to serve our @SpaceForceDoD families. Gracias por tu servicio. #MilitaryAppreciationMonth #militarymonday 📸 :@DeptofDefense https://t.co/PeSXZ346qC

3 hours ago Gorjeo

The @usairforce is always aiming high. We are proud to serve our Air Force families. Gracias por tu servicio. #MilitaryAppreciationMonth #militarymonday Photo:@DeptofDefense https://t.co/An15YdbEeZ

9 hours ago Gorjeo

Always aim high. We proudly support our @usairforce members and their families. We would like to say thank you to all those who are currently serving or have served in the #AirForce. Gracias por tu servicio. #militaryappreciationmonth #militarymonday&hellip

13 hours ago Instagram

Today is Military Monday and we want to say a special thank you to our Air Force and Space Force members, veterans, and their families. If you or a loved one has served or is currently serving in the United States Air Force or United States Space Force,&hellip

14 hours ago Facebook

[email protected] needs photos of your hometown #veteran memorials! Across the country, towns have honored their soldiers & fallen soldiers in different ways. Stars and Stripes wants to document these memorials so they created an interactive map. https://t.co/2bl8wdXitL

1 day ago Gorjeo

Changemaker indeed. An incredibly well-deserved honor. Our dear friend Suzie Schwartz received the Bonnie Amos Impact Award for Lifetime Achievement from Hiring Our Heroes. She has spent her life bettering the lives of military spouses everywhere. Thank&hellip

1 day ago Facebook

Shoutout to @murrayschools 5th-grade class! These amazing 5th grades got together to support military families staying at the Tennessee Fisher House and raised $2,727! Thank you, Mrs. Whipple&rsquos 5th graders you all are heroes to our heroes! https://t.co/1SlnHVplRX

1 day ago Gorjeo

Q: How much fun is doing your laundry? A: Loads &ndash especially when it&rsquos done at a #FisherHouse Happy Sunday! #sundayvibes #militarylife #militaryfamily #laundry #laundryroom #homeawayfromhome

1 day ago Instagram

[email protected]_Belvoir @USArmy Fisher House is within walking distance of the Fort Belvoir Community Hospital and has been for nine years. Today we celebrate the nine wonderful years they have been a home away from home to many military families. #FisherHouse https://t.co/0sZj5I0A0e

2 days ago Gorjeo

Two fabulous Fisher House locations celebrating birthdays today! Fort Belvoir Fisher House has been within walking distance of the Fort Belvoir Community Hospital for nine years. Today we celebrate the nine wonderful years they have been a home away from&hellip

2 days ago Facebook

Yep, families are that close to their loved ones. Fort Belvoir Army Fisher House is within walking distance of the Fort Belvoir Community Hospital and has been for nine years. Today we celebrate the nine wonderful years they have been a home away from home&hellip

2 days ago Instagram

Happy second birthday to the Bronx Fisher Houses! You have done a wonderful job serving veterans and their families. #FisherHouseBirthday #FisherHouse https://t.co/sgByNTZyGn

2 days ago Gorjeo

Proudly serving @uscg and their families. We would like to say thank you to all those who are currently serving or have served in the #USCG. Gracias por tu servicio. #militaryappreciationmonth #thankfulthursday #FisherHouse

3 days ago Instagram

Honor them. #MemorialDay is a federal holiday of remembrance, honoring, and mourning the military personnel who have died in the performance of their military duties while serving in the United States Armed Forces. It is a day to reflect on the extraordinary&hellip

3 days ago Facebook

Honor them. #MemorialDay, the last Monday of May, remembers, honors, & mourns the military personnel who have died in the performance of their military duties while serving in the United States Armed Forces. It is a day to reflect on the extraordinary lives&hellip

3 days ago Gorjeo

#FridayFunday - Test your knowledge about how each military branch is structured. https://t.co/cz9nctC8DJ #militaryappreciationmonth

3 days ago Gorjeo

We are proud to serve our @USCG members and their families. We would like to say thank you to all those who are currently serving or have served in the #USCG. Gracias por tu servicio. #MilitaryAppreciationMonth #thankfulthursday 📸 @DeptofDefense&hellip

4 days ago Gorjeo


‘The Old Guard’ (2020)

Gina Prince-Blythewood’s adaptation of Greg Rucka’s comic book series delivers the expected goods: The action beats are crisply executed, the mythology is clearly defined and the pieces are carefully placed for future installments. But that’s not what makes it special. Prince-Blythewood’s background is in character-driven drama (her credits include “Love and Basketball” and “Beyond the Lights”), and the film is driven by its relationships rather than its effects — and by a thoughtful attentiveness to the morality of its conflicts. A.O. Scott deemed it a “fresh take on the superhero genre,” and he’s right though based on a comic book, it’s far from cartoonish. (For more high-intensity action, queue up “Train to Busan” and “Shadow.”)


Lost Cures: Jacques & Marsh, Druggists

In 1979 and 1980, a team of archaeologists led by Diana Wall and Nan Rothschild, excavated the Stadt Huys Block. This site was located between Pearl, Stone, and Broad Streets and Coenties Slip in Lower Manhattan. Most famous for the discovery of the Lovelace Tavern, the Stadt Huys excavations demonstrated that significant archaeological remains could be uncovered in New York City.

Stadt Huys is a complex archaeological site it spans numerous city lots, and spreads downward through layers of the City’s history. Artifacts and features uncovered at Stadt Huys date from the early colonial period up to the 18 th and 19 th centuries.

The archaeology team at the City Museum is digitizing artifacts from this site in partnership with the Landmarks Preservation Commission. While cataloging Stadt Huys artifacts a group of similar bottles and fragments were covered. They are all embossed “Jacques & Marsh’s Hive Syrup New York,” and have a number of diagnostic markers indicating that they date prior to the Civil War. Below, bottles from contexts 1064, 1080, and 1121 with identical lettering.

In context 256, from another part of the excavation, a stoneware fragment (pictured to the lower right) was also uncovered with the stamp, “Jacques & Marsh Druggists No-56 Pearl-Street New York,” where Marsh and Co. operated between 1832 and 1833.

So just who are Jacques and Marsh? And what is Hive Syrup? Proprietors Jonathan B. Marsh and Moses Jacques were 19th century druggists in lower Manhattan. They occupied several different shop locations along Pearl Street. Beginning in 1832, city directories place Jacques & Marsh at 56 Pearl Street, and at 67, 69, and 71 Pearl Streets through at least 1850. The business relocated and appears to have changed names every few years. The directories also allow us to trace the various proprietors along with the location changes: Jonathan B. Marsh, Moses Jacques, William H. Jacques, and John I. Northrup.

As detailed in an earlier post here, prior to 1906, medicines and cures , including hive syrup, were widely used to treat all varieties of ailments. Often manufactured with large doses of opium, cocaine, or alcohol, these often did help put infants to sleep, wake people up, or calm nerves (as advertised) but with health costs.

Hale’s Honey of Horehound and Tar Cures Coughs, Colds, &c., ca. 1880, in the Advertising Collection. Museum of the City of New York, 40.275.239.

Hive syrup was used to treat croup, bronchial infection commonly seen in children. Soothing remedies were popular treatments, as were expectorants. More well-known hive syrups such as Cox’s or Dr. Ransom‘s have surviving recipes with ingredients such as squill extracts, senega, tincture of tolu, tartar emetic, sugar, water, and alcohol. Tartar emetic, a poisonous white salt, would cause profuse vomiting, though side effects could include hepatitis and death. Although recipes do not survive, for Jacques & Marsh’s Hive syrup, researchers may be able to test the bottles to see if residue analysis can help determine what their syrup was made of.

“Awful effects of Morison’s Vegetable Pills” C. J. Grant Published: 8 May 1831 Image Courtesy: Wellcome Library, London

Few historical references are made to Jonathan B. Marsh, Moses Jacques, and their particular blend of hive syrup. However, court records indicate that Jacques and Marsh were accused of marketing their own version of Morison’s Vegetable Pills without a licensing agreement. They lost the case, and were fined $404 in 1834, close to $11,000 in today’s dollars. In Longworth’s 1834 City Directory, they are listed as “dissolving” from their shop at 67 Pearl, only to open again at 69 Pearl Street under the name Jonathan B. Marsh and Company.

As the artifacts attest, Jacques and Marsh sold Hive Syrup under their own names, although they did not file patents for any of their merchandise. Perhaps the having to pay the $404 fine to Morison and company inspired them to begin producing their own brands of medicines.

Jacques & March Hive Syrup bottle from the Stadt Huys colección. Context 1121.


Ver el vídeo: Se inunda casa de Thalia por lluvias torrenciales en Nueva York (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Pauloc

    Considero que comete un error. Discutamos. Escríbeme en PM, nos comunicaremos.

  2. Dajinn

    Maravillosa, muy preciosa frase

  3. Carleton

    El punto de vista mandón, de manera divertida ...

  4. Landen

    Qué mensaje interesante

  5. Rendall

    Felicidades, que palabras..., genial idea

  6. Dirck

    Bravo, esta muy buena idea será útil.



Escribe un mensaje