Recetas de cócteles, licores y bares locales

Tartas de sésamo en blanco y negro

Tartas de sésamo en blanco y negro


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Esta receta rinde 12 tartaletas individuales, pero podrías fácilmente dividir la receta a la mitad y hacer 6. Esta receta es de Elske en Chicago, nuestro # 2 Mejor Restaurante Nuevo 2017.

Ingredientes

Pudines

  • 1 cucharadita de gelatina en polvo sin sabor
  • 4 onzas de chocolate blanco picado
  • 4 onzas de chocolate con leche, picado
  • ½ taza de azúcar granulada, dividida

Tarta Conchas y Ensamblaje

  • 1 cucharada de sirope de maíz ligero
  • 2 cucharadas de harina integral
  • ½ cucharadita de canela molida
  • Una pizca de pimienta de Jamaica molida
  • 2¾ tazas de harina para todo uso, y más para la superficie
  • 11 cucharadas de mantequilla fría sin sal, cortada en trozos
  • 5 onzas de halvah, desmenuzado

Equipamiento especial

  • Un molde para muffins gigante de 6 tazas; cuatro mangas pasteleras de 18 pulgadas; un cortador de galletas de 4 pulgadas de diámetro

Preparación de recetas

Pudines

  • Coloque ¼ de taza de agua fría en un tazón pequeño y espolvoree la gelatina uniformemente. Deje reposar hasta que la gelatina se ablande, de 10 a 12 minutos.

  • Mientras tanto, coloque el chocolate blanco y el tahini regular en un tazón mediano, luego coloque el chocolate con leche y el tahini negro en otro tazón mediano. Agregue una pizca de sal a cada tazón y colóquelos uno al lado del otro. Lleve la crema, la leche, ¼ de taza de azúcar granulada y una pizca grande de sal a fuego lento en una cacerola mediana a fuego medio-bajo, batiendo para disolver el azúcar. Batir vigorosamente las yemas de huevo y el ¼ de taza de azúcar granulada restante en un tercer tazón mediano hasta que esté amarillo pálido y espeso.

  • Retire la cacerola del fuego y rocíe muy lentamente aproximadamente 1 taza de la mezcla de crema caliente en la mezcla de huevo, batiendo constantemente. Batir la mezcla de huevo con la mezcla de crema restante en una cacerola. Ponga la cacerola a fuego medio y cocine, batiendo constantemente, hasta que la mezcla esté lo suficientemente espesa para mantener las marcas del batidor, aproximadamente 3 minutos. Retire inmediatamente del fuego y agregue la mezcla de gelatina; batir hasta que se disuelva.

  • Cuele las natillas a través de un colador de malla fina en un tazón grande (debe tener aproximadamente 4 tazas), luego divida entre los 2 tazones llenos de tahini y chocolate. (Si tiene una balanza de cocina y quiere ser exacto, mida 12 onzas de natillas por tazón). Deje reposar las natillas calientes durante 5 minutos para que el calor derrita lentamente el chocolate.

  • Usando una licuadora de inmersión (o una licuadora normal), mezcle la mezcla de chocolate blanco hasta que quede suave e incorporada. Repita con la mezcla de chocolate con leche (no es necesario lavar la licuadora). Cubre cada uno con film transparente, presionando directamente sobre la superficie y eliminando las burbujas de aire, y enfría los pudines hasta que cuaje, al menos 4 horas.

  • Retire los pudines del refrigerador, destape y bata vigorosamente hasta que quede suave. Transfiera cada budín a una manga pastelera; Gire los extremos de las bolsas para sellar y asegurar con bandas de goma. Corte las puntas para crear una abertura de aproximadamente ½ "de ancho en cada bolsa.

  • Deslice ambas bolsas llenas una al lado de la otra en una tercera manga pastelera. Simultáneamente, aplique una presión lenta y uniforme a las bolsas llenas para empujar los budines hacia la tercera bolsa en cantidades iguales para que estén uno al lado del otro. Deslice las bolsas llenas a medida que se vacían y usted llena la tercera bolsa. Una vez que la tercera bolsa esté llena aproximadamente en tres cuartos, retire las bolsas originales. Gire el extremo de la bolsa con ambos rellenos y asegúrelos con una banda de goma. Repita el proceso, vaciando las bolsas originales en una cuarta bolsa, gire un extremo para cerrar y asegúrelo con una banda de goma. Enfríe las bolsas por lo menos 1 hora para permitir que el pudín se reafirme nuevamente.

  • Adelante: Los pudines se pueden preparar con 3 días de anticipación. Manténgase frío.

Tarta Conchas y Ensamblaje

  • Batir los huevos, las yemas de huevo y el jarabe de maíz en un tazón pequeño con un tenedor hasta que no queden rayas. Pulse azúcar en polvo, harina de trigo integral, canela, pimienta de Jamaica, clavo de olor, nuez moscada, sal kosher y 2¾ tazas de harina para todo uso en un procesador de alimentos para combinar. Agregue la mantequilla y presione hasta que los trozos más grandes tengan el tamaño de un guisante. Con el motor en marcha, vierta la mezcla de huevo; procese hasta que la masa forme una sola masa alrededor de la cuchilla.

  • Transfiera la masa a una superficie de trabajo y amase un par de veces para trabajar en trozos secos. Divida por la mitad y forme cada uno en un disco de ½ "de espesor. Envuelva en plástico y enfríe hasta que esté firme, por lo menos 2 horas.

  • Precaliente el horno a 350 °. Deje reposar 1 disco de masa a temperatura ambiente hasta que se ablande un poco, aproximadamente 5 minutos. Extienda entre 2 hojas de papel pergamino espolvoreadas con harina para todo uso hasta que tenga un grosor de 1/8 "(espolvoree con más harina mientras trabaja si es necesario). Si la masa se vuelve difícil de manejar, deslícela sobre una bandeja para hornear (con pergamino) y enfríe unos minutos antes de continuar. Con un cortador, perfora 6 rondas; guarda las sobras para otro uso. Trabajando una a la vez, presiona firmemente las rondas en los moldes para muffins, trabajando en las esquinas y los lados. un grosor uniforme en todas partes Pinche el fondo de las cortezas en varios lugares con un tenedor y congele hasta que esté firme, de 10 a 15 minutos.

  • Hornee las cortezas, girando a la mitad, hasta que estén doradas, de 15 a 20 minutos. Deje enfriar durante 15 minutos en el molde, luego colóquelo sobre una rejilla y deje enfriar por completo. Repita el proceso con el disco de masa restante.

  • Esparza halva en el fondo de las cortezas. Corte una abertura de ¾ "de ancho de la punta de la bolsa más llena de pudines. Aplicando presión lenta y uniforme y girando la parte superior de la bolsa a medida que avanza, coloque los pudines en un patrón de remolino para llenar cada corteza; comience en los bordes y avance hacia el centro Cuando se acabe el pudín, continuar con la bolsa restante, rociar las tartas con sal marina justo antes de servir.

  • Adelante: La masa se puede preparar con 3 días de anticipación; manténgase frío. Las cortezas se pueden hornear 1 día antes; guárdelo bien envuelto a temperatura ambiente.

Receta de Elske, Chicago, IL Sección de revisiones

Sables de queso y sésamo | Galletas de mantequilla francesa | Fotos paso a paso

A paso a paso proceso de Cómo hacer bollos de queso y ajonjolí lo guiará para hornearlos con precisión.

los francés palabra Sable significa "arena", que es el término que usan los panaderos franceses cuando los ingleses usan el término "pan rallado", mientras frotas la mantequilla fría, la harina y el azúcar al comienzo de la receta para hacer una textura como pan rallado (o arena). Los sablés pueden ser dulces o salados y se pueden condimentar con almendras, ralladura de limón o naranja o una variedad de quesos.

Mantecosas, quebradizas, cursis y un poco picantes, estas galletas provienen de Normandía de Francia región y son perfectos con una copa de vino frío o champán. Cúbrelo con semillas de sésamo para darle un toque más crujiente y sabor.

Esta Temporada festiva Regale a sus seres queridos estos saludables y deliciosos Sables franceses que es una buena forma de decir que te importa. Después de todo, las golosinas caseras son el mejor regalo que se puede ofrecer.

Llene las galletas en el frasco y decore con algunos papeles y cintas elegantes y su regalo de bricolaje comestible está listo para ganarse el corazón.

Receta de galletas de mantequilla francesas sables de queso y sésamo

Ingredientes:

200 gramos de harina de trigo
150 gramos de mantequilla sin sal fría y cortada en cubitos
150 gramos de queso procesado rallado
1-2 cucharadas de leche
1 cucharadita de pimienta de Cayena
1 cucharadita de pimienta negra en polvo
1 cucharadita de comino en polvo
1 cucharadita de polvo de cinco especias
1 cucharadita de sal en escamas de chile
2 cucharaditas de semillas de sésamo blanco
2 cucharaditas de semillas de sésamo negro
Sal según gusto

1. Vierta la harina, la sal en hojuelas de chile, la pimienta de cayena, el polvo de cinco especias, el comino en polvo y la pimienta negra en el tazón de un procesador de alimentos.

2. Agregue la mantequilla picada y presione los ingredientes.

3. Agregue el queso rallado y presione nuevamente hasta que tenga una textura arenosa y quebradiza.

4. Es posible que deba agregar una gota de agua vieja.

5. Incline la masa sobre una superficie de trabajo ligeramente enharinada y enrolle en un tronco y envuelva en una película de tintineo y enfríe en el refrigerador durante 2 horas hasta que esté firme.

6. Ahora haga un rollo grande como chapatti y tome un cortador de galletas redondo y córtelo en círculos y colóquelo en las bandejas para hornear separando las galletas.

7. Calentar el horno a 180 C y forrar una bandeja de horno con papel pergamino. Saque el leño del refrigerador.

8. Retire el film transparente y unte con leche antes de cubrirlo con semillas de sésamo blanco y negro.

9. Hornee durante 12-15 minutos o hasta que esté crujiente y dorado. Una vez que se hayan enfriado por completo, las martas se pueden empaquetar.

1. Guárdelo en un recipiente hermético.
2. Se mantendrá fresco durante 2-3 días.
3. También puede refrigerarlo para su posterior consumo.


Receta de macarons de sésamo negro con relleno de mantequilla de nueces

blanco y negro no es simple.

Mi hija Peach hizo cuentas de arcilla a mano con una maravillosa maestra de arte este verano. Este fue un proceso de dos días en el que las cuentas se moldearon y secaron cuidadosamente antes de pintar. Los colgó con un cordón largo y elástico y me los presentó.

& # 8220 Aquí, mami, & # 8221 dijo sonriendo. & # 8220 Estos son para que los uses. & # 8221 Ella insiste en que los use en ese momento. Y cumplo sin pensarlo dos veces. Una camiseta y unos pantalones cortos de fútbol nunca se vieron tan elegantes.

Peach explica cuidadosamente el significado de cada cuenta después de colocarlas alrededor de mi cuello. El azul es para papá. La cuenta Teenage Mutant Ninja Turtles, pintada de verde con una franja roja y dos puntos blancos, es para el hermano Grub. La otra cuenta azul con cara sonriente es para mí. El naranja es para la hermana Sky-girl. Y la cuenta del medio, negra con lunares blancos, representa a Dios.

& # 8220Los puntos blancos son el pecado, & # 8221 ella dice. & # 8220El negro es bueno. & # 8221

Esto me abrió muchos pensamientos diferentes.

Soy lento para escribir esto porque no quiero minimizar la justicia racial y la historia con cuentas o palabras. Las palabras a veces pueden parecer retorcidas o trivializadas. Las palabras de una página carecen de los matices de una voz hablada. Cuando escribo sobre lindas bromas familiares, a menudo temo que sean triviales y superficiales. O los temas pesados ​​en los que profundizo no se abordan por completo, dejando hilos tenues que molestan y desencadenan a las personas. Pero esto, ESTA cuenta representa algo que no puedo ignorar. Es algo en lo que pienso todos los días, con cada interacción, con el futuro de mis hijos. Es todo el enredo y la complejidad de la justicia racial y su inmoralidad en la historia. Representa la retorcida justificación blanca de la esclavitud con el cristianismo. Encarna el privilegio blanco. Representa el colonialismo, el profundo y oscuro vientre del que tanta gente no quiere hablar. Muerte. La aculturación. La sangre.

Y para algunos de mis lectores, si parece que estoy exagerando la situación o soy demasiado apasionado, entonces les pido que miren su propia vida y piensen con más claridad. El privilegio blanco está por todas partes. Si no lo ve, probablemente sea blanco e ignore lo que significa. Si lo reconoce pero decide ignorarlo, ese es el privilegio blanco supremo. Y esa ignorancia es el pecado, como esos puntos blancos, ese daltonismo total (a veces intencional, a veces no). El privilegio blanco no es algo que decida quitarme, como una camisa: está clavado en nuestro subconsciente, nuestros prejuicios implícitos. Desmantelar el sistema que lo respalda es la única manera de destruirlo, enseñarle a las generaciones posteriores al respecto y mantenerse firme para no permitir que la historia se repita, como lo ha hecho en tantos aspectos desde la esclavitud hasta ahora (Aparte: Noticias nacionales en agosto: A Un grupo de mujeres negras eran policías & # 8220 escoltadas & # 8221 en un tren para beber vino en el Valle de Napa porque eran demasiado ruidosas. ¿Se divierten y beben vino? ¿De verdad? ¿Alguna vez has estado en una fiesta de fraternidad universitaria? más ruidosas, groseras e infantiles. Esas mujeres simplemente se estaban divirtiendo & # 8212 en un maldito tren & # 8217 comercializado por la actividad misma de beber alcohol en el país del vino. ¿Y qué hay de las noticias de noviembre & # 8217 sobre el asesinato de Laquan McDonald? O ¿Tamir Rice? ¿O DEMASIADOS?). Reconocer la raza no te hace racista lo que haces con la información y los prejuicios que puedes imponer a las personas de color o las sutiles microagresiones que empleas SI. Esas acciones dicen mucho sobre lo que cree. Cambien el sistema, gente. Es nuestra única esperanza para la humanidad. No me hagas empezar con la misoginia, el género, los derechos LBGTI y otros grupos marginados. PODRÍA SEGUIR DURANTE HORAS.

Habiendo dicho eso (* se ajusta en la silla, se aclara la garganta, vuelve a llenar la copa de vino *) y sabiendo que este es un blog de comida que se tambalea en una salmuera rápida en la justicia social, llegaré al punto original de la publicación. En blanco y negro. Hermosas cuentas. Sésamo negro. La relación de amor-odio que muchas personas tienen con los cacahuetes. Macarons de sésamo negro con relleno de mantequilla de maní. Esta receta es una inmersión rica en un paraíso de nueces para mí: está el sabor amargo a nuez de las semillas de sésamo negro mezclado con la mantequilla de maní endulzada (tal vez un corolario cuando pienso en mis sentimientos sobre la justicia social & # 8230). ¿Quieres una versión PB & ampJ? ¿Recuerdas esa maravillosa tarta de púas azules (arándanos y ruibarbo) que hice este verano y los jugos de maceración que sobraron? Los cocí un poco para disolver el azúcar, los enfríe y luego sumergí estos macarons en él. TAN BUENO.

Elige tus batallas y elígelas bien. Elija los que son importantes para luchar, para que sus legados conozcan la historia pero no vean que continúa desarrollándose frente a sus ojos. Y aprecia las cuentas que te trae tu hija, de todos los colores y diseños.

Hace un año: pan de cerveza (sin levadura). Para un pan de cerveza con levadura, mira mi pan de cerveza con tocino y cebolla


Tarta de Tahini Blanco y Negro

  • Autor: Rebecca Blackwell
  • Tiempo de preparación: 1 hora (más tiempo de refrigeración)
  • Tiempo de cocción: 35 minutos.
  • Tiempo total: 1 hora y 35 minutos (más tiempo de refrigeración)
  • Rendimiento: 10-12 rodajas

Descripción

Crema pastelera de tahini de chocolate blanco y negro picado en una cáscara de tarta crujiente que está mezclada con canela, nuez moscada, pimienta de Jamaica y clavo.

* Utilice un molde para tartas rectangular o redondo de 9 pulgadas con fondo extraíble. La forma de la sartén no importa, pero tener un fondo removible es esencial para sacar la corteza pastosa de la sartén sin romperla.

Ingredientes

PARA LA CREMA DE PASTA TAHINI DE CHOCOLATE BLANCO Y OSCURO:

  • 4 oz de chocolate semidulce o agridulce, cortado en trozos pequeños
  • 4 oz de chocolate blanco, cortado en trozos pequeños
  • 1½ cucharadita de gelatina sin sabor
  • 3 cucharaditas de agua fría
  • 6 yemas de huevo grandes
  • 1/4 taza de maicena
  • 2 tazas de leche entera
  • ½ taza de azúcar granulada
  • ¼ de cucharadita de sal
  • 2 cucharaditas de extracto puro de vainilla
  • ¾ taza de crema batida
  • 1/4 taza + 1 cucharada de tahini, dividida (sésamo molido)

PARA LA MASA DE TARTA:

  • 2 yemas de huevo grandes
  • 1 cucharada de crema espesa
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla
  • 1 1/4 taza de harina para todo uso sin blanquear
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada
  • 1/4 cucharadita de pimienta de Jamaica
  • 1/4 cucharadita de clavo
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 2/3 taza de azúcar en polvo (azúcar glass)
  • 1 barra (4 oz) de mantequilla sin sal, cortada en trozos de 1/2 pulgada

PARA DECORAR:

Instrucciones

HACER LA CREMA DE PASTELERÍA:

  1. Agregue el chocolate negro a un tazón mediano y el chocolate blanco a otro.
  2. En un plato pequeño, mezcle la gelatina y el agua para combinar. Debe haber suficiente agua para humedecer la gelatina, creando una pasta espesa.
  3. Agregue las yemas de huevo y la maicena a un tazón mediano y bata para combinar.
  4. Coloque una taza medidora de vidrio de 1 o 2 tazas al lado de la estufa. Agregue la leche, el azúcar y la sal a una cacerola de fondo grueso de 4 cuartos o más y mezcle para combinar. Cocine a fuego medio, batiendo con frecuencia, hasta que apenas comience a hervir. Vierta 1 a 1 y 1/2 tazas de leche caliente en la taza medidora de vidrio. (Este proceso de templado ayudará a evitar que los huevos se revuelvan).
  5. Vierta lentamente la leche caliente de la taza medidora en las yemas de huevo, vertiendo lentamentey batiendo constantemente. Luego, vierta todo nuevamente en la cacerola y colóquelo medio-bajo calor. (Desea continuar calentando los huevos lentamente para que no se revuelvan).
  6. Cocinera, batiendo constantemente, hasta que la natilla esté espesa y comience a hervir. Hervir, batiendo constantemente, durante unos 20 segundos, luego retirar del fuego y batir durante unos 20 segundos más.
  7. Vierta la mitad de la crema pastelera sobre el chocolate negro y la otra mitad sobre el chocolate blanco. Con los dedos, rompa la gelatina en trozos pequeños y coloque la mitad de los trozos en un tazón de crema pastelera y la otra mitad en el otro. Deje reposar durante 5 minutos para que se derrita el chocolate. Agregue 1 cucharadita de vainilla a cada tazón, luego revuelva hasta que todo el chocolate se derrita y se incorpore junto con la vainilla y la gelatina.
  8. Cubra cada tazón con una envoltura de plástico, presionando la envoltura sobre la superficie de la crema pastelera y haga algunos agujeros en la superficie de la envoltura con un cuchillo afilado. Refrigere hasta que esté completamente frío, al menos 2 horas y hasta 24 horas. (* Mientras la crema pastelera se enfría, haga la tartaleta).
  9. Retire ambos tazones de crema pastelera del refrigerador. Con una batidora eléctrica, bata 3/4 taza de crema batida hasta que se formen picos rígidos. Cucharón mitad la crema batida en el cuenco de crema pastelera de chocolate negro.
  10. Vierta la crema pastelera de chocolate blanco en el tazón de la batidora eléctrica junto con la crema batida restante y agregue 1/4 taza de tahini. Batir a velocidad media durante aproximadamente 1 minuto, hasta que todo esté incorporado y la crema pastelera esté suave. Vuelva a colocar la crema pastelera de tahini de chocolate blanco en el tazón original.
  11. Agrega la crema pastelera de chocolate amargo y la crema batida en el bol de la batidora eléctrica. Agrega 1 cucharada de tahini y bate la crema pastelera, la crema batida y el tahini a velocidad media durante aproximadamente 1 minuto, hasta que todo esté incorporado y la crema pastelera esté suave.

HACER LA CONCHA DE PASTELERÍA:

  1. Agregue las yemas de huevo, 1 cucharada de crema batida y la vainilla a un tazón pequeño y bata para combinar.
  2. Agregue la harina, la canela, la nuez moscada, la pimienta de Jamaica, el clavo, la sal y el azúcar en polvo al tazón de un procesador de alimentos. Pulse un par de veces para combinar. Agregue los trozos de mantequilla a la mezcla de harina y presione hasta que la mezcla se asemeje a harina de maíz gruesa & # 8211 aproximadamente 10 pulsos.
  3. Con la máquina en funcionamiento, vierta la mezcla de huevo a través del tubo de alimentación y procese hasta que la masa comience a pegarse, unos 8-10 segundos. Tenga cuidado de no procesar demasiado.
  4. Coloque la masa en una hoja grande de envoltura de plástico y amase 2 o 3 veces para unirla completamente. Aplana la masa en un disco de 6 pulgadas, envuélvela bien en la envoltura de plástico y refrigera por al menos 1 hora y hasta 3 días.
  5. Después de enfriar, desenvuelva la masa y colóquela sobre una superficie de trabajo ligeramente enharinada. (Si la masa ha estado en el refrigerador por más de 1 hora, es posible que deba dejarla reposar a temperatura ambiente, cubierta, durante 10 minutos aproximadamente para permitir que se ablande un poco). sartén, enrolle la masa en un círculo de 11 pulgadas. Si usa una sartén rectangular, enrolle la masa en un rectángulo que tenga al menos 20 pulgadas de largo y 10 u 11 pulgadas de ancho. Use harina para evitar que la masa se pegue a la superficie de trabajo o al rodillo mientras la extiende. También puede ser útil tener a mano una espátula grande para deslizarla debajo de la masa de vez en cuando para evitar que se pegue a la superficie de trabajo.
  6. Envuelva suavemente la masa alrededor de su rodillo y luego desenrolle sobre su molde para tartas. Levantando el borde de la masa, coloque suavemente la masa en la sartén. Presione la masa contra los lados de la sartén y en las esquinas, envolviendo los bordes de la masa hacia arriba y sobre los lados de la sartén.
  7. Enrolle el rodillo sobre la parte superior de la sartén para tartas para cortar cualquier exceso de masa que sobresalga de la sartén y crear un borde limpio. Si parte de la masa dentro de la sartén es demasiado delgada o rota, use pedazos de masa sobrante para reforzar y reparar.
  8. Cubre la masa con film transparente y mete en el congelador por 30 minutos.
  9. Precalienta el horno a 375 grados.
  10. Retirar la masa del congelador y forrar con una doble capa de papel de aluminio. Rellene con pesas para pastel o frijoles secos y hornee por 30 minutos. Retire el papel de aluminio y los pesos de tarta o frijoles. Regrese al horno y hornee de 5 a 10 minutos más, hasta que la cáscara esté completamente horneada y dorada. Retirar del horno a una rejilla y dejar enfriar completamente en la sartén antes de continuar.

MONTA LA TARTA:

  1. Coloque dos bolsas de pastelería con grandes puntas decorativas en forma de estrella abiertas (puntas para cupcakes). Llene una bolsa con la crema pastelera de chocolate blanco tahini y la otra bolsa con la crema pastelera de chocolate negro tahini.
  2. Retire los lados del molde para tarta y use la punta de un cuchillo afilado para separar suavemente el fondo del molde para tarta de la cáscara de la masa. Coloque la cáscara en una fuente para servir.
  3. Exprima generosas & # 8220stars & # 8221 de crema pastelera en la cáscara de la tarta en cualquier patrón que desee.
  4. Espolvorea la parte superior de la crema pastosa con semillas de sésamo blanco y negro para decorar, si lo deseas.
  5. Cubra y refrigere la tarta hasta que esté lista para servir, hasta por 24 horas.

Palabras clave: tarta de tahini, tarta de chocolate, receta de postre, tahini de chocolate, tarta rectangular, tarta bonita, receta de cena, pastel hermoso


Tartas de sésamo en blanco y negro - Recetas

Me he abierto camino a través de los Snacking Cakes de Yossy Arefi, un libro de cocina que salió el año pasado. Es un libro excelente, del tipo que debería instalarse en la encimera de la cocina porque se usará mucho. Los pasteles son modestos, de un tazón y de una bandeja, pero son absolutamente deliciosos. Pastel de plátano de alforfón. Pastel de calabaza con aceite de oliva. Pastel de especias de suero de leche. Pastel de calabacín sin semillas. Pastel de malta de chocolate con menta. Querrás hacer todos y cada uno.

Para calificar como un pastel de refrigerio, creo que debe ser fácil de hacer, con ingredientes que en su mayoría ya tiene en su despensa y requiere solo un tazón. Quizás dos. Quiere que el haciendo del pastel para tranquilizarte tanto como el comiendo del pastel. Nada que estropear. Sin preparación exigente. Simplemente el mejor tipo de horneado sin sentido en el que tienes garantizado algo delicioso en una o dos horas.

Me encanta el enfoque extremadamente estrecho de este libro junto con su impresionante variedad de ofertas. Hay un pastel para cada estado de ánimo, para cada estación, para cada ocasión. (Iba a decir antes de una boda, pero la verdad es que me comería felizmente uno de estos como pastel de bodas, especialmente si fuera una boda elegante en el Ayuntamiento o una loca en Las Vegas. Ejemplo: pastel de chocolate blanco con toronja (¿Pastel de maracuyá glaseado con fresa? ¿Pastel de dátiles con whisky pegajoso?)

Dado que muy pocos de nosotros tenemos "ocasiones" para hornear en este momento, me gustaría subrayar el hecho de que creo que es muy, muy importante tener pasteles como este en su casa en todo momento en este momento. Son para el desayuno, son para el té, sirven para desayunar o como postre especial, cuando el postre suele ser fruta, se come bien de pie y bien sentado. Los alemanes tienen una palabra para la comida que comes cuando estás estresado y esa palabra es Nervenfutter (nervio chow) (se pronuncia NAIR-fenn-foot-er). Los bocadillos son la quintaesencia de Nervenfutter.

Ahora a este pastel en particular, el Pastel de Sésamo Simple. Está hecho con tahini y dos tipos de semillas de sésamo (que tenía en mi despensa de todos modos si solo tienes sésamo normal, no negro, solo haz el pastel con esos). Sustituí 1/4 taza de harina de avena y 1 taza de mezcla de harina para todo uso sin gluten por la harina para todo uso (de hecho, lo he hecho en todas las recetas de este libro que probé) y los resultados fueron aterciopelados y Perfecto. Max no puede dejar de maravillarse con la miga. Hay un leve indicio de amargura en el tahini, y es tan encantador contra la miga casi cremosa salpicada de todas esas diminutas semillas de sésamo.

Si eres un mantenedor de moldes para pasteles, entonces puedes esparcir algunas de las semillas de sésamo en los lados de la sartén para realmente incrustar todo el pastel en sésamo, pero yo no soy un mantenedor declarado de moldes, así que los esparcí espesamente. encima. Me encanta el efecto del sésamo blanco y negro juntos y el delicioso crujido del azúcar sin refinar en la parte superior. Hasta ahora, los niños han competido con nosotros por trozos de cada bizcocho que he hecho. Por alguna razón, este es un poco demasiado adulto para ellos (es como un sabor a mantequilla de maní para adultos), por lo que podemos comerlo todo nosotros mismos.

¡Todos saludan el pastel de refrigerio!

Nota: Esta publicación incluye enlaces de afiliados y puedo ganar una comisión si compra a través de ellos, sin costo para usted. Utilizo enlaces de afiliados solo para productos que amo y empresas en las que confío. Gracias.

Pastel de sésamo simple de Yossy Arefi & # 39s
Adaptado de Snacking Cakes
Marcas un pastel de pan de 9 pulgadas
Para hacer este pastel sin gluten, reemplace la harina para todo uso con 1/4 taza de harina de avena y 1 taza de mezcla de harina para todo uso sin gluten.
¡Imprime esta receta!

6 cucharadas (50 gramos) de semillas de sésamo (blancas, negras o mixtas), divididas
3/4 taza (150 gramos) de azúcar granulada
1 huevo grande
1/2 taza (120 mililitros) de leche entera
1/2 taza (120 mililitros) de tahini bien revuelto
1/4 taza (60 mililitros) de aceite vegetal neutro, como canola o semilla de uva
1 cucharadita de extracto de vainilla
3/4 cucharadita de sal kosher
1 1/4 tazas (160 gramos) de harina para todo uso
1 1/2 cucharaditas de levadura en polvo
1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio
1 cucharadita de azúcar sin refinar, opcional

1. Coloque una rejilla en el medio del horno y precaliente a 350 grados. Forre un molde para pan de tamaño estándar con papel pergamino, dejando que los lados cuelguen para crear un cabestrillo.

2. En un tazón grande, bata el azúcar granulada y el huevo hasta que estén pálidos y espumosos, aproximadamente 1 minuto. Agrega la leche, el tahini, el aceite, la vainilla y la sal. Batir hasta que quede suave. Agrega la (s) harina (s), 3 cucharadas de semillas de sésamo, el polvo de hornear y el bicarbonato de sodio. Batir hasta que esté bien combinado.

3. Vierta la masa en la sartén preparada, golpee suavemente la sartén sobre la encimera para liberar las burbujas de aire y alise la parte superior con una espátula. Espolvorea las 3 cucharadas restantes de semillas de sésamo sobre el pastel y, si lo usas, el azúcar sin refinar.

4. Hornee de 40 a 50 minutos, o hasta que el bizcocho esté inflado y dorado, y un probador de bizcochos o una brocheta al insertarlo en el centro salga limpio.

5. Transfiera el pastel a una rejilla y déjelo enfriar durante unos 15 minutos. Use el saliente de pergamino para sacar el pastel del molde y dejar enfriar por completo antes de cortarlo y servirlo.

Comentarios

Me he abierto camino a través de los Snacking Cakes de Yossy Arefi, un libro de cocina que salió el año pasado. Es un libro excelente, del tipo que debería instalarse en la encimera de la cocina porque se usará mucho. Los pasteles son modestos, de un tazón y de una bandeja, pero son absolutamente deliciosos. Pastel de plátano de alforfón. Pastel de calabaza con aceite de oliva. Pastel de especias de suero de leche. Pastel de calabacín sin semillas. Pastel de malta de chocolate con menta. Querrás hacer todos y cada uno.

Para calificar como un pastel de refrigerio, creo que debe ser fácil de hacer, con ingredientes que en su mayoría ya tiene en su despensa y requiere solo un tazón. Quizás dos. Quiere que el haciendo del pastel para tranquilizarte tanto como el comiendo del pastel. Nada que estropear. Sin preparación exigente. Simplemente el mejor tipo de horneado sin sentido en el que tienes garantizado algo delicioso en una o dos horas.

Me encanta el enfoque extremadamente estrecho de este libro junto con su impresionante variedad de ofertas. Hay un pastel para cada estado de ánimo, cada temporada, cada ocasión. (Iba a decir antes de una boda, pero la verdad es que me comería felizmente uno de estos como pastel de bodas, especialmente si fuera una boda elegante en el Ayuntamiento o una loca en Las Vegas. Ejemplo: pastel de chocolate blanco con toronja (¿Pastel de maracuyá glaseado con fresa? ¿Pastel de dátiles con whisky pegajoso?)

Dado que muy pocos de nosotros tenemos "ocasiones" para hornear en este momento, me gustaría subrayar el hecho de que creo que es muy, muy importante tener pasteles como este en su casa en todo momento en este momento. Son para el desayuno, son para el té, sirven para desayunar o como postre especial —cuando el postre suele ser fruta— se comen bien de pie y bien sentados. Los alemanes tienen una palabra para la comida que comes cuando estás estresado y esa palabra es Nervenfutter (nervio chow) (se pronuncia NAIR-fenn-foot-er). Los bocadillos son la quintaesencia de Nervenfutter.

Ahora a este pastel en particular, el Pastel de Sésamo Simple. Está hecho con tahini y dos tipos de semillas de sésamo (que tenía en mi despensa de todos modos si solo tienes sésamo normal, no negro, solo haz el pastel con esos). Sustituí 1/4 taza de harina de avena y 1 taza de mezcla de harina para todo uso sin gluten por la harina para todo uso (de hecho, lo he hecho en todas las recetas de este libro que he probado) y los resultados fueron aterciopelados y Perfecto. Max no puede dejar de maravillarse con la miga. Hay un leve indicio de amargura en el tahini, y es tan encantador contra la miga casi cremosa salpicada con todas esas diminutas semillas de sésamo.

Si eres un mantenedor de moldes para pasteles, entonces puedes esparcir algunas de las semillas de sésamo en los lados de la sartén para realmente incrustar todo el pastel en sésamo, pero yo no soy un mantenedor declarado de moldes, así que los esparcí espesamente. encima. Me encanta el efecto del sésamo blanco y negro juntos y el delicioso crujido del azúcar sin refinar en la parte superior. Hasta ahora, los niños han competido con nosotros por trozos de cada bizcocho que he hecho. Por alguna razón, este es un poco demasiado adulto para ellos (es como un sabor a mantequilla de maní para adultos), por lo que podemos comerlo todo nosotros mismos.

¡Todos saludan el pastel de refrigerio!

Nota: Esta publicación incluye enlaces de afiliados y puedo ganar una comisión si compra a través de ellos, sin costo para usted. Utilizo enlaces de afiliados solo para productos que amo y empresas en las que confío. Gracias.

Pastel de sésamo simple de Yossy Arefi & # 39s
Adaptado de Snacking Cakes
Marcas un pastel de pan de 9 pulgadas
Para hacer este pastel sin gluten, reemplace la harina para todo uso con 1/4 taza de harina de avena y 1 taza de mezcla de harina para todo uso sin gluten.
¡Imprime esta receta!

6 cucharadas (50 gramos) de semillas de sésamo (blancas, negras o mixtas), divididas
3/4 taza (150 gramos) de azúcar granulada
1 huevo grande
1/2 taza (120 mililitros) de leche entera
1/2 taza (120 mililitros) de tahini bien revuelto
1/4 taza (60 mililitros) de aceite vegetal neutro, como canola o semilla de uva
1 cucharadita de extracto de vainilla
3/4 cucharadita de sal kosher
1 1/4 tazas (160 gramos) de harina para todo uso
1 1/2 cucharaditas de levadura en polvo
1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio
1 cucharadita de azúcar sin refinar, opcional

1. Coloque una rejilla en el medio del horno y precaliente a 350 grados. Forre un molde para pan de tamaño estándar con papel pergamino, dejando que los lados cuelguen para crear un cabestrillo.

2. En un tazón grande, bata el azúcar granulada y el huevo hasta que estén pálidos y espumosos, aproximadamente 1 minuto. Agrega la leche, el tahini, el aceite, la vainilla y la sal. Batir hasta que quede suave. Agrega la (s) harina (s), 3 cucharadas de semillas de sésamo, el polvo de hornear y el bicarbonato de sodio. Batir hasta que esté bien combinado.

3. Vierta la masa en la sartén preparada, golpee suavemente la sartén sobre la encimera para liberar las burbujas de aire y alise la parte superior con una espátula. Espolvorea las 3 cucharadas restantes de semillas de sésamo sobre el pastel y, si lo usas, el azúcar sin refinar.

4. Hornee durante 40 a 50 minutos, o hasta que el bizcocho esté inflado y dorado, y un probador de bizcochos o una brocheta al insertarlo en el centro salga limpio.

5. Transfiera el pastel a una rejilla y déjelo enfriar durante unos 15 minutos. Use el saliente de pergamino para sacar el pastel del molde y dejar enfriar por completo antes de cortarlo y servirlo.


Ex pastelero de Camino abrirá Sesame a Tiny Bakery en Berkeley

Mientras que la chef pastelera del aclamado restaurante Camino de Oakland & rsquos, Marykate McGoldrick servía postres rústicos de temporada con un sentido del lugar: pastel de almendras y trigo sarraceno con crema batida de hojas de higuera a la parrilla y tarta de arándanos silvestres de fresas con crema fresca de naranja con dátiles y yogur.

McGoldrick dijo que podría haberse quedado feliz en Camino durante años, pero el cierre del restaurante y rsquos en 2018 la empujó a pensar en abrir su propio lugar.

"Siempre fantaseé con eso, pero me costó mucho imaginar cómo podría hacerlo", dijo. & ldquo¿Cómo obtendría el dinero y el espacio, especialmente en el Área de la Bahía? & rdquo

Luego, los propietarios de Camino presentaron una oferta tentadora: podría abrir una panadería dentro del equipo y rsquos próximamente la segunda ubicación de Kebabery, que actualmente se encuentra en construcción en South Berkeley.

La panadería, llamada Sesame a Tiny Bakery, ocupará unos 100 pies cuadrados y compartirá el espacio de producción con Kebabery.

"Es muy, muy pequeño, pero algo perfecto", dijo McGoldrick.

Sesame a Tiny Bakery tendrá su propia entrada y algunos asientos, pero en su mayoría funcionará como una operación de comida para llevar. When the bakery and the Kebabery are open at the same time, customers will be able to take a slice of cake over to the Kebabery&rsquos dining room. And at night, Sesame&rsquos not-too-sweet desserts will be available to order at the restaurant.


Black-and-White Sesame Tarts - Recipes

It took me awhile to finally decide on a recipe to make from Henrietta Inman’s gorgeous book Clean Cakes: Delicious patisserie made with whole, natural and nourishing ingredients and free from gluten, dairy and refined sugar. It is brimming with things I want to eat and all the recipes are full of ingredients I like using in my own desserts. Most of the book contains recipes for delicious sweet cakes, tarts, cookies, chocolate, etc. however, there are several savory options as well. These tarts caught my eye and if you’ve been reading my blog long enough, you’ll know I love making savory tarts just as much as I do sweet ones. Don’t be fooled into thinking that these are less decadent than a sweet tart, they’re not. What they are is incredibly rich and utterly delicious! The combination of spices in the crust is really tasty, as is the cashew béchamel in fact I’m sure you’ll be planning all sorts of other ways to use it as soon as you realize how quick and easy it is to make. Once the growing season gets underway I think these tartlets could be topped with your favorite combination of roasted spring or summer vegetables too.

I have left the recipe below as it appears in Clean Cakes. Here are a few changes/notes I made:

I replaced the pecans with a combination of raw walnuts and almonds.

Used extra virgin olive oil in place of rapeseed oil

After I made these tarts, I realized that they also happen to be grain free (obviously didn’t read the head notes!), which will be great for those of you who can’t normally eat a tart. Next time I would probably add some oat or buckwheat flour to help the crust press more easily. It’s a little crumbly and delicate once it’s baked, but surprisingly light and crisp.

I found that the béchamel became very thick rather quickly so I whisked in about half a cup of water. It didn’t affect the flavor and the texture was silky and scrumptious.

I ended up with 9 4-inch tartlets, if you want to bake a larger one see Henrietta’s notes below.

Roasted root vegetable tarts with spiced sesame crust

Recipe from Clean Cakes by Henrietta Inman 2016. Published with permission from Quarto Publishing Group USA.

These sublime savoury tarts pack a super flavour punch. A spicy base made with

sesame seeds and toasted pecans is covered in a light and creamy cashew béchamel,

all topped off with an abundant mix of sweet and earthy carrots and beetroot. They

are grain-free, vegan and perfect for a comforting but light lunch or supper.

Roasted root vegetables

4 large carrots, about 600 g (1 lb 5 oz)

4 beetroot, about 550 g (1 lb 3 oz)

2 large cloves garlic, finely chopped or

3 tbsp EVCP rapeseed oil or coconut oil,

melted, plus extra for greasing

Generous bunch of fresh herbs such as

coriander (cilantro) and parsley, finely

Spiced sesame and pecan crust

170 g (6 oz/1½ cups) ground pecan nuts

105 g (3¾ oz/scant 1 cup) ground

½ tsp each ground coriander, cumin,

turmeric, ginger and cardamom

65 ml (2¼ fl oz/¼ cup) EVCP rapeseed oil

85 g (3 oz/⅔ cup) black and white

Cashew béchamel

25 g (¾ oz/2 tbsp) coconut oil

40 g (1½ oz/generous ⅓ cup) chickpea (gram) flour

450 ml (15 fl oz/scant 2 cups) cashew milk, see below

3 tsp nutritional yeast flakes

Coarse sea salt and black pepper to taste

Preheat the oven to 175°C/345°F/Gas Mark 3½. Grease six round 10 x 2 cm deep

Peel and cut the tops off the carrots. Cut them lengthways into about 3 cm

(1¼ inch) long pieces, then quarter into small crudité-sized strips. Scrub the

beetroot, quarter them and slice the same thickness as the carrots. Peel, quarter

and slice the onions. On a large baking tray, mix up the vegetables with the garlic,

oil and a generous amount of salt and black pepper, if using. Roast for about 1

hour, checking halfway through. They are ready when a skewer inserts easily into

the centre of the vegetables. Remove from the oven, adjust the seasoning while

Meanwhile, to make the base, combine the ground pecans, almonds, spices, salt,

oil and water in a food processor. Add the sesame seeds and blitz until the mix

looks like breadcrumbs and sticks together when you pick up a piece of it in your

mano. Divide the pastry mix between the greased tins, you will get about 70 g

(2½ oz) per tart, and press it down with your fingertips and a step palette knife

(frosting spatula) to make the crust, pressing it into the edges and making sure it

is even. Put the tins on a baking tray and bake in the same oven as the vegetables

for about 15–20 minutes or until dark golden brown. Dejar enfriar.

To make the béchamel, melt the coconut oil in a small saucepan. Add the gram

flour and whisk in vigorously. Add the mustard and then gradually start to add

the cashew milk, stirring constantly with a whisk. The sauce should start to

thicken and look smooth. Add the yeast flakes and salt and pepper to taste. Revolver

again and taste and season more if necessary. You can make this in advance for

use later, but note that when it cools it will thicken slightly, so before filling your

tarts with it, return to the heat and add some extra milk to loosen.

Finish off the vegetables by adding the freshly chopped herbs and a drizzle of

extra virgin olive oil, if necessary. Mix the béchamel with a whisk until really

smooth, use it to fill the tarts and then top with all of the vegetables, pushing

them into the béchamel slightly. Serve with salad or steamed green vegetables.

These tarts are great served warm or cold and keep well for three days in the

To make one large tart, line a 27–28 cm (10½–11 inch) tart tin with the above quantity of

pastry and increase the baking time to 15–20 minutes or until dark golden brown, then

Cashew milk

Makes 900ml (31 fl oz /scant 4 cups) nut milk

200g (7oz/about 1 1/2 cups) cashews

600ml (21 fl oz/ 2 1/2 cups) filtered water

Pinch pink Himalayan salt or sea salt

Soak cashews for 3 to 4 hours. Drain and rinse thoroughly.

Place in blender with water and salt and blend until smooth.

Strain through a nut milk bag or several layers of cheese cloth. Store milk in the fridge for upto 5 days.


Black-and-White Sesame Tarts - Recipes

This recipe does best when baked in a 6-cup jumbo muffin pan with parchment lotus cup liners. If you can't find toasted sesame seeds, heat a medium skillet over medium. Add the sesame seeds and heat, shaking the pan often until the seeds are fragrant and ever so slightly smoking. Immediately remove from the heat and pour onto a large plate to cool.

1/2 cup black sesame seeds, toasted

1/2 cup packed dark brown sugar

Two 16.3-ounce cans refrigerated original flaky biscuits

1/2 cup (1 stick) unsalted butter

Zest of a quarter of an orange

Black sesame seeds, toasted

White sesame seeds, toasted

Calentar el horno a 375 grados.

Place the black sesame seeds into a spice grinder or small food processor. Add both sugars and a big pinch of salt. Process until finely and evenly ground. Pour the black sesame-sugar mixture into a gallon zip-close bag and set aside.

Pop open the cans of biscuits, then cut each biscuit into 6 even pieces (cut each round in half, then cut each of those halves into 3 pieces). Drop them into the plastic bag, seal and shake with zeal. Don't worry if some of the pieces stick together and don't get covered in the black sugar. These bits will go golden brown in the oven and make your monkey bread even prettier! Dejar de lado.

In a small saucepan over medium-low, melt the butter. Stir in the honey and continue to stir vigorously until the honey dissolves into the butter. Remove the pan from the heat and add a pinch of salt and the orange zest.

Line the muffin pan with the lotus cups. Place 6 to 7 pieces of sugar-encrusted biscuit dough in each cup, pushing them together slightly. Pour 1 tablespoon of the honey-butter mixture over each cup, then sprinkle with black and white sesame seeds. Top with a pinch of salt, then bake for 15 to 17 minutes, or until golden brown. Allow to cool in the muffin pan for 5 minutes, then remove the cups to a rack to cool. Repita con la mezcla restante. Sirva caliente.


Quick Sauteed Cabbage Cooking Instructions

Cut the cabbage and give it a rub: Cut up the cabbage and toss it along with all the other ingredients into a large bowl. Get your hands in there and massage the cabbage, squeezing it in your hands to get the flavours really rubbed in.

Heat oil on high and cook it fast: In the meantime heat about 2 teaspoons of vegetable oil on high in a wok or just a skillet. When the oil is hot, throw in the cabbage. Sautee for about 5 minutes, mixing constantly so it cooks evenly.


Black sesame pudding recipe (kuro goma purin 黒ごまプリン)

black and white food .

Neurologist and prolific writer Oliver Sacks immortalized the case of the colorblind artist in his case-study book An Anthropologist on Mars. He recounts the history of this man: a seemingly mild concussion after a car accident, his inability to first distinguish letters and colors, then the progressive development of the inability to distinguish any color at all, relegating any color in the world to grey scale by his sight. He did not confuse the colors as a person with congenital colorblindness would, but did not ver the colors around him. His brain was unable to perceive color, and therefore, not ver it. The medical term for this is achromatopsia.

If one’s sight is relegated to only shades of grey, I can imagine one could develop a deft ability to distinguish between varieties of greys like grey-blues, grey-greens, grey-browns as well as grey scale spectrum. Grey is an inbetween of sorts, the blending and balance of the expansive black and the virginial white. Literally, the word grey means “without color.” It is a color of humbleness, of modesty, of simplicity. It can also represent magnitudes of the good and bad, ambiguous morality, or even a middle ground. It can be a limbo, a fog between light and dark, a sadness. This grey, it is todo.

This everything, was how I felt during the time that I first made this pudding. I was on maternity leave last summer, experimenting with as many recipes as I could before the somewhat impending doom of work was upon me. Post-partum hormones made my usual sunny days with Sky-Girl seem gloomy at times, my body weary and my every thought sighing. Days were sometimes simple with my infant daughter sometimes they were twisted in palpable fog. It seemed to be slow moving, like tangles of seaweed pulling me underwater at times. It was some overcast thought that darkened some event that would normally bring a smile to my face. Grub telling me joke or Peach drawing a picture of me and Baby Sky-Girl seemed glib sometimes, when these things were absolutely constructed to make me deeply happy. This grey, it was everywhere.

It first was a flat grey permeating my life. Slowly, I began to see the nuances of the blues and greens, a few browns. The grey-blue color of the morning light. The grey-green flecks of sequoias and redwoods. The deep grey-brown of Sky-Girl’s eyes. While this grey is ubiquitous even now, its crinkly edges are more brightly colored. I prefer to think of my clouds without a silver lining, but one of colors. Peach’s brightly colored red hair. The color of Grub’s tongue after eating a bowlful of blueberries. Sky-Girl’s luscious pink thighs. Throw in some grey food once in awhile, and we’re still okay.

And so I give you this black sesame pudding, a dessert on my grayscale, though I argue this is no middle ground dessert. Black sesame is a typical flavoring in Japanese desserts, this flavor being one of my favorites. Black sesame ice cream, panna cotta, candy, milk, whatever it is, I will taste it. Don’t let your culinary monochromia get in the way of trying something new. Sit down with this dessert and a good Oliver Sacks book: your understanding of color or lack thereof may suprise you.

NOTE: I used the agar agar more effectively than gelatin for this recipe. The pudding sets up faster at room temperature with the agar agar, compared to the refrigerator for the gelatin. It tastes better at room temperature, in my opinion. You could also make this a vegan recipe by replacing the milk and cream with full-fat coconut milk or cashew milk.

One year ago: cong you ban mian (noodles with fried scallions) and vietnamese pickled diakon and carrots (do chua)


Ver el vídeo: Si tienes unas manzanas, prepara esta deliciosa Tarta de Manzana al Estilo Alemán #97 (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Jeoffroi

    No puedo hacer algo así

  2. Kazranos

    Es una frase notable, muy valiosa



Escribe un mensaje